viernes, 25 de enero de 2008

¿Una broma?

No sé si es que estoy muy despistada últimamente y no sé en que día vivo, o que tengo algún trastorno de percepción del tiempo, porque acabo de leer esta noticia y me ha parecido tan increíble que lo primero que he pensado es que hoy debe ser 28 de diciembre y, por alguna extraña razón que no llego a comprender, yo creo que es 25 de enero.

Un conductor demanda por daños en su coche a los padres de un joven al que mató.

¿Cómo puede alguien ser tan infame y tan mala persona como para demandar daños y perjuicios a la familia de la persona a la que asesinó? Porque cuando alguien va a 173 km/h por una zona en la que debería ir a 90, yo no puedo considerar más que ha sido un asesinato. Pero claro, pobrecito, que se le estropeó el coche y tuvo que arreglarlo. Qué asco de gente, que la atropellas y encima los muy desagradecidos te abollan el Audi.

Ojalá sea una broma, una exageración, un mal periodista...

Actualización: aquí pueden verse declaraciones del demandante sobre el accidente. Increíble.

14 comentarios:

RGAlmazán dijo...

Sí, ironías de la vida. Atropellan a tu hijo porque iba a más velocidad y te pide una indemnización para pagar los gastos de la reparación del coche.

Tiene narices!

Por cierto, he vista al padre en televisión y decía: vale yo le pago los 20.000 euros de gastos y el me devuelve a mi hijo. En paz.

Salud y República

animalpolítico dijo...

Indecencia en persona, no hay más.

Scout Finch dijo...

La verdad es que la cuestión de si lo atropelló a más velocidad de la permitida o no, no es lo que más me fastidia. El caso es que ha matado a una persona. No debe de sentirse demasiado culpable cuando se atreve a pedir dinero como indemnización.

Se me ponen los pelos de punta sólo de pensar que yo (bueno, yo no, que no sé conducir), que alguien de mi familia tuviese la mala suerte de atropellar a alguien, porque a veces ocurren accidentes, accidentes de verdad. El cargo de conciencia de por vida, la losa de haber matado a alguien aunque la culpa no sea tuya, sería muy pesada. A este hombre ese peso no parece afectarle. Eso es lo más triste.

Leg dijo...

Perfecta la respuesta del padre.

Yo creo que le deja sin argumentos.

chus dijo...

Este es un ejemplo más de que la miseria humana no tiene límites. Debería ser punible sólo el hecho de plantear semejante majadería.

Tanhäuser dijo...

Lo leí ayer en el blog de Apesardemí pero no había visto el vídeo. Impresionante. No tengo palabras. Sólo soy capaz de pensar en esos pobres padres que han perdido a su hijo y se ven obligados a tener que revivir aquel horror por culpa de un puñado de euros.
¿Pero no piensa que ha matado a una persona? ¿Cómo es posible vivir con esa pena y preocuparse de un coche?

Qué asco.

Walter Kung Fu dijo...

Ayer ví un video en el que aparece el demandante del Audi8 y casa perfectamente con el tipejo que imaginé.

Fogarsconnection dijo...

¿Cárcel? No hombre no, a este habría que encerrarlo de por vida en un psiquiátrico. Es un pobre y patético sociópata.

J. G Centeno dijo...

Sin querer entrar en polémica, el individuo en cuestión tambien me cae mal a mi, tengo que decir que oí a este tipo por la radio, y de una forma más educada que en televisión justificaba su acción por el acoso, a su juicio injusto, a que estaba siendo sometido por la familia del chaval. Por otra parte el atestado de la Guardia Civil habla de 117 km/h en un lugar limitado a 90 Km/h, y una tasa de alcohol inferior al límite permitido. El atestado recoge, igualmente, que era de noche, el muchacho se saltó un stop y no llevaba chaleco reflectante. Ahora, parece ser que el fiscal pone en tela de juicio el atestado, y sus razones tendrá. Insisto en que no tomo partido por el conductor, ni muchísimo menos, pero hay que conocer todas las claves. A no ser que le condenemos por el hecho de conducir un Audi A8, por mi no habría problema pero estaríamos hablando de otra cosa.

Scout Finch dijo...

Sí, Javi, yo no niego que haya dos versiones. También parece que hay tres peritos privados que dicen que iba a 173 km/h. Y además, por lo visto la prueba de alcoholemia se la hicieron una hora y media después del accidente.

Lo que me realmente me indigna es la poca moralidad de la demanda. Sea o no culpa suya el atropello, una persona ha muerto y él está reclamando un dinero para que le arreglen su coche, como si eso valiese más que una vida. Y no tiene en cuenta el dolor de la familia, que además de haber perdido un hijo, se ve en la horrible situación de ser demandados.

Anónimo dijo...

Me están dando escalofríso...

Dardo dijo...

Yo te doy toda la razón Scout. Aunque haya sido sin culpa por su parte, el sentido común nos apela a asombrarnos por el desprecio que aquí subyace.

Y de todas maneras creo que su seguro le habrá tenido que suplir parte de los gastos. Todo lo demás; todo un despropósito grotesco.

Anónimo dijo...

Guapiiiiii, que te echo de menossssss

yusef dijo...

Despistada no sé, pero desaparecida estás un rato...